El café y sus efectos en el corto plazo

Rendimiento mental: Estado de ánimo, Concentración, Estado de alerta

La cafeína y otros compuestos polifenólicos del café se han asociado con efectos positivos sobre la salud mental como, por ejemplo, el comportamiento, el estado de ánimo, la depresión y la cognición; aunque el alto consumo de cafeína puede asociarse con ansiedad y nerviosismo en ciertos subgrupos de personas. 

En cuanto a los efectos del café sobre distintos aspectos cognitivos, expondré los siguientes estudios:

  • En este estudio comparativo (robusta vs arábica) se encontraron efectos interesantes en ambos grupos. Sin embargo, el consumo de la variedad Arábica mostró efectos significativos sobre la somnolencia, atención, capacidad cognitiva general, memoria y tiempo de reacción.
  • En este otro estudio se compararon los beneficios cognitivos del café frente al descafeinado y placebo. El consumo de café produjo un menor tiempo de reacción y un mayor estado de alerta, pero los consumidores de descafeinado observaron una mayor precisión de atención en ciertas tareas y un mayor estado de alerta en comparación con el placebo. Estos hallazgos sirven para tener claras dos cosas: los efectos cognitivos del café van más allá de la cafeína y el café del tipo descafeinado también confiere efectos a nivel cognitivo, aunque lógicamente no sean tan grandes.
  • El café parece ejercer efectos sobre la cognición incluso antes de consumirlo. En este estudio se observó que la simple exposición a señales relacionadas con el café como olerlo (sin ingestión) genera excitación cortical; aunque lógicamente este nivel de excitación estará ligado a las creencias y expectativas relacionadas.
  • El consumo de café puede reducir el descenso del rendimiento cognitivo en tareas dobles (estudio). Esto es de especial interés ya que en la vida cotidiana tendemos a hacer varias cosas a la vez. Los participantes que consumieron cafeína experimentaron una menor disminución del rendimiento cognitivo al comienzo de la segunda tarea.
  • Respecto a la memoria y el rendimiento académico, existen estudios como este en el que se completaron tareas de memoria implícita (recuerdos automáticos como escribir en el teclado, conducir etc.) y explícita (recordar algo de forma intencional como una receta, un número de teléfono, el contenido de los apuntes un examen etc.) Los consumidores de cafeína por la mañana mejoraron notablemente la memoria explícita. Mientras, en este otro estudio en los que se evaluaron una serie de factores el rendimiento en las tareas que implican memoria de trabajo; la cafeína parece afectar positivamente.
  • Respecto al sueño, en algunas personas, la cafeína parece reducir la cantidad total de sueño, su eficiencia y la percepción subjetiva sobre la calidad del sueño; pudiendo influir esto en parámetros metabólicos como la homeostasis de la glucosa (estudio) o en los niveles de cortisol diurnos-nocturnos (estudio). Aunque su consumo y los efectos sobre la calidad del sueño no parecen ser generalizables (revisión). Una de las principales causas por las que existen personas que muestran un aumento del nerviosismo en respuesta a la cafeína puede deberse a que simplemente estas personas no están predispuestas a este efecto por su evitación habitual del consumo de cafeína. Esta puede ser la principal explicación, aunque lógicamente no debe descartarse la presencia de ciertos polimorfismos que aumenten la vulnerabilidad a esa ansiedad o nerviosismo. Por otro lado, tomar café como medida para contrarrestar las consecuencias cognitivas de la falta de sueño no solo no es eficaz (estudio) sino que se añaden los problemas derivados de esta falta de sueño tanto a nivel cognitivo (estudio) como a nivel de salud general (estudio).
  • Por otro lado, el café puede ser más beneficioso para los consumidores habituales o para las personas que disfrutan del café con otras personas (beneficios psicosociales de la compañía y evitación de la percepción de soledad). Esto último puede ser uno de los factores por los que el café puede hacer que nos sintamos mejor. En estudios observacionales, el consumo de café tiene una asociación constante con un menor riesgo de depresión (estudio estudio) y también parece aliviar o reducir los síntomas depresivos (estudio)

Aún con estos estudios, existen otros estudios con resultados contradictorios respecto a la influencia en aspectos cognitivos debido posiblemente a una serie de factores:

  • Se pueden haber utilizado en los estudios dosis demasiado bajas o demasiado elevadas de cafeína.
  • Las diferencias en las poblaciones estudiadas así como sus particularidades también pueden contribuir a los hallazgos contradictorios. Por ejemplo, la cafeína no actúa de la misma forma cuando existe o no privación del sueño o cuando se consume o no habitualmente. Otros aspectos son la edad de los participantes, la existencia o no de patología, el momento del ciclo (en caso de chicas) o incluso características de la personalidad de cada persona.

Aunque existen datos contradictorios, la abrumadora mayoría de investigaciones concluyen que la ingesta moderada de cafeína a partir del café (3-4 al día) muestran efectos positivos sobre aspectos cognitivos como la mejora del estado de alerta; la disminución de la fatiga; la mejora en tareas que requieren atención sostenida; mejoras en el tiempo de reacción o las tareas que requieren vigilancia (estudio).

Por otro lado, la cafeína también puede revertir en cierto grado los deterioros de la función cognitiva asociados a enfermedades leves como la gripe o a la fatiga relacionada, por ejemplo, con los cambios en los horarios de trabajo, jet lag etc. (estudio). Sin embargo, en un estado de privación del sueño, la recomendación no debe ir orientada a “tomar café” sino más bien a “dormir más y mejor”.

En resumen, el café puede servir para:

  • Obtener un plus de energía (estimulante físico y mental)
  • Mejorar la concentración y afinar la atención en distintas tareas
  • Se puede consumir como una forma de socializar (con implicaciones positivas en el estado de ánimo)
  • No lo utilices habitualmente como forma de compensar un estado de fatiga o privación del sueño. Soluciona primero eso.

No tienes productos todavía.